10 noviembre, 2006

Los confines


Una lágrima,
tan amarga como triste,
tan alegre como sincera,
has derramado sobre la arena
y el llanto se lo lleva el mar.
Pasa un pájaro,
quién sabe adonde va,
ha volado hasta los confines,
han oído su cantar
cual ruiseñor al mediodía.
Pasa afortunado cortando el aire.
Y te lamentas sentada en la orilla,
No te ha mirado,
tú a el, sí.

3 comentarios:

  1. Muy lindo este poema de horizonte marino

    ResponderEliminar
  2. Precioso Erika, con una sencillez que desborda ternura.

    ResponderEliminar
  3. Una dulzura, como siempre, en cada escrito tuyo.
    Catalina

    ResponderEliminar

Deja unas palabras que me iluminen, que me hagan sonreir...

Gracias.