25 julio, 2006

Carta a un nuevo Ángel


Mentira, todo lo que cuentas es así, está escrito en tu mirada y los ojos no mienten. Has contado la historia a tu manera sin pensar en las consecuencias, he tenido que tragarme mí orgullo herido porque no me has dejado otra opción.

Y sin embargo estás en un lugar privilegiado, encima de una nube, al lado de una estrella de cinco puntas, en cualquier rincón del cielo aprendiendo a ser ángel, porque a pesar de todo eras bueno.

Dicen que cuando una persona muere va al cielo si se ha portado bien, tal vez seas un guardián de almas que ocupan un cuerpo vivo, como el mío, como el de la mayoría.

¿A quién te va a tocar guardar?, tan sólo espero que sea quien sea lo hagas mejor, todo el mundo tiene derecho a una oportunidad y tú no me has dado tiempo. Tan sólo te pido que no me esperes, porque llegaré tarde por primera vez.

3 comentarios:

  1. bello texto, muy sentido, los últimos versos guardan cierto asombro y ternura.
    Elisabet

    ResponderEliminar
  2. Tus escritos huelen a sándalo, áloe, jengibre, canela y azafran.

    ResponderEliminar
  3. excelente texto Erika con un muy buen cierre...
    Un abrazo Gus.

    ResponderEliminar

Deja unas palabras que me iluminen, que me hagan sonreir...

Gracias.