06 julio, 2010

Al calor de tu cuerpo


Si por alguna razón

decides marchar

te esperaré hasta el infinito.

Puede que tu posada este lejos,

donde el atardecer se duerme.

El viento encuentra el rincón

de los pensamientos,

yo, sigo buscando

ese aire que me haga olvidar,

para viajar hasta tu mente,

quedarme.

Reposar en tu morada,

vivir eternamente

en el lugar donde

los sueños yacen,

respirar tus ojos

llenos de otoño,

primavera,

verano,

dormir al calor de tu cuerpo

salvar este invierno.