04 febrero, 2008

Reflexiones


Porque la vida es un placer, un misterio que se abre delante de nosotros.

He aprendido a querer a las personas buenas, y a los que no lo son tanto.

Los caminos pasados me han enseñado a respetar las opiniones de los demás, aunque no coincidan con las mias.

El mundo me ha dado muchas cosas, y el Sol vela por todos los que andamos firmes, aquellos que no tuercen el sendero y los que miran sin prisas.

Tan sólo una palabra basta para hacer llorar, a veces ni eso.

Yo prefiero hacer reír aunque cueste más.